Por Su Gracia Fuimos Salvos

Bienvenido!. Porfavor Registrate para opinar, descargar y dejarnos saber como te sientes. Se uno mas de la comunidad.

En que basamos nuestra fé cristiana evangélica

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

En que basamos nuestra fé cristiana evangélica

Mensaje  veritocool el Lun Mar 01, 2010 8:22 pm

Nuestra fé evangélica

Los administradores y colaboradores de esta comunidad profesamos la fe Cristiana Evangélica. Todo el material y los enlaces a publicarse en esta web, deberán estar de acuerdo con nuestra declaración de fe.

Estas son las bases de nuestra fe:

DECLARACIÓN DE FE
La Biblia es nuestra única regla, toda suficiente, de fe y conducta. De ella se deriva la siguiente DECLARACIÓN DE FE como fundamento doctrinal que nos rige en el aprendizaje y enseñanza de la Palabra de Dios. I Cor. 1:10; Hch. 2:42; Ef. 4:13. A continuación nuestra Declaración de Fe:

1. LA INSPIRACIÓN DE LAS ESCRITURAS
La Biblia es la Palabra inspirada de Dios; una revelación de El al hombre, nuestra regla infalible de fe y conducta, superior a la razón y a la conciencia. 2 Tim. 3:15-16; 2 Pe. 1:21.
La Santa Biblia fue escrita por hombres divinamente inspirados y es registro de la revelación que Dios hace de sí mismo al hombre. Es un perfecto tesoro de instrucción divina. El autor es Dios, su fin la salvación y su asunto es la verdad sin ninguna mezcla de error. Revela los principios por los cuales Dios nos juzga; y por tanto es, y será hasta el fin del mundo, el verdadero centro de unión cristiana y la norma suprema por la cual toda conducta humana, credos y opiniones religiosas deben ser juzgados. El criterio por el cual la Biblia ha de ser interpretada es Cristo Jesús. Éxodo 24:4; Deuteronomio 4:1,2; 17:18,19; Josué 1:7; 8:34; Salmo 19:7-10; Salmo 119:11, 105, 140; 2° Samuel 23:2; Proverbios 30:5; Isaías 40:8; Jeremías 15:16; 36:1,2; Mateo 5:17, 18; 22:29; Lucas 21:33; 24:44-46; Juan 5:39; 16:13-15; 17:17; 12:48; Hechos 1:16; 17:11; Romanos 2:16; 15:4; 16:25-27; 2ª Timoteo 3:15-17; Hebreos 1:1,2; 4:12; 1ª Pedro 1:23-25; 2ª Pedro 1:19-21; Apocalipsis 22:18,19.

2. DIOS
El único y verdadero Dios se ha revelado como el "YO SOY" que existe eternamente por sí mismo. Ex. 3:14. Pero en esta unidad esencial hay distinción de personas, a saber: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Dt. 6:4; Mr. 12:29; Is. 43:10-11; Mt. 28:19. Dios es Espíritu infinito, eterno e inescrutable en su ser, sabiduría, poder, santidad, justicia, bondad y verdad.
2.1. LA SANTISIMA TRINIDAD
Los términos TRINIDAD y PERSONAS en relación a la Divinidad son palabras en armonía con las Sagradas Escrituras, en cuanto al ser de Dios, para distinguirle de "muchos dioses y muchos señores". Por lo tanto podemos hablar con propiedad del Señor nuestro Dios como de un SEÑOR y como de una TRINIDAD y estar completamente de acuerdo con las Escrituras. Mt. 3:16; Lc. 3:21; Gen. 1:26, 11:7; Is. 6:8; II Cor. 13:14.
2.1.1. LA DISTINCIÓN Y LA UNIDAD EN LA TRINIDAD
Cristo enseñó la distinción de personas en la Divinidad en términos muy específicos de la relación entre ellos como Padre, Hijo y Espíritu Santo. Mt. 28:19, 11:25-27; Jn. 14:16-17. Por esta razón vemos que en el Hijo está constituido el Hijo y no el Padre y que el Espíritu Santo constituye en sí el Espíritu Santo y no el Padre ni el Hijo. Por lo tanto, el Padre es el que engendra, el Hijo es el engendrado y el Espíritu Santo es que procede de ambos, es decir, del Padre y del Hijo. Sin embargo, las tres personas en la Trinidad están en un estado de unidad. Hay solamente un nombre: EL SEÑOR DIOS TODOPODEROSO. Jn. 1:18, 15:26, 17:11-26; Zc. 14:9; Apo. 15:3.
2.1.2. IDENTIDAD Y COOPERACIÓN EN LA DIVINIDAD
El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, nunca son idénticos como personas, no se confunden en sus relaciones, no se dividen con respecto a la Divinidad, ni se oponen a la cooperación. El Hijo está en el Padre y el Padre en el Hijo en cuanto a sus relaciones. El Hijo está con el Padre y el Padre con el Hijo en cuanto a compañerismo. El Padre no proviene del Hijo pero el Hijo si proviene del Padre en cuanto a autoridad. En cuanto a relación, cooperación y autoridad, el Espíritu Santo proviene del Padre y del Hijo. De aquí que ninguna persona de la divinidad puede existir u obrar separada o independiente de las otras. Jn. 5:17-30, 8:17-18; I Cor. 12:3-6.
2.2. DIOS PADRE
En la naturaleza espiritual de Dios existe la persona del Padre. Eterno en sentido propio y absoluto. Ejemplar, en cuanto a la obra creada. De adopción en cuanto al hombre redimido. Mt. 16:27; Lc. 10:22; Jn. 1:12; Col. 2:9.Como Padre, sus relaciones son cuádruples. La relación del Padre con el Hijo es de paternidad, la relación del Hijo con el Padre es filial, la relación del Padre y el Hijo con el Espíritu Santo es de procedencia y envío, la relación del Dios Trino respecto a la creación es de origen, preservación, providencia y redención. Gn. 1:26; Jn. 16:13-15, 17:21; Col. 1:15-20. El Señor Jesucristo enseñó que las funciones distintivas del Padre no son operativas en la esencia Divina, sino en las relaciones mutuas entre las personas Divinas por lo cual, el Padre no es más eterno que el Hijo, el Hijo no es menos que el Padre, ni ambos son más eternos que el Espíritu Santo. Ninguno tiene más o menos de la Deidad. Is. 9:6; Mt. 3:17; Jn. 1:1.
2.3. DIOS HIJO
2.3.1. LA DIVINIDAD DEL SEÑOR JESUCRISTO
El Señor Jesucristo es el Hijo de Dios en el sentido singular, único, a partir de su engendramiento en el vientre virgíneo de la bienaventurada María. Lc. 1:30-35; Sal. 2:1-9; Mt.14:33. Las escrituras declaran:
2.3.1.1. Su preexistencia Jn.1:1; Col.1:16.
2.3.1.2. Su nacimiento virginal. Mt. 1:23; Lc. 1:31-35.
2.3.1.3. Su vida inmaculada. Heb. 7:26; 1 Pe. 2:22.
2.3.1.4. Sus milagros. Hch. 2:22; 10:38.
2.3.1.5. Su obra sustitutiva en la Cruz. 1 Co. 15:3; 2 Co. 5:21.
2.3.1.6. Su resurrección corporal de entre los muertos. Mt. 28:6; Lc.24:39; 1 Co. 15:4.
2.3.1.7. Su exaltación a la diestra de Dios. Hch. 1:9-11, 2:33; Fil. 2:9-11; Heb. 1:3.
2.3.1.8. Su segunda venida. Mt. 24:30; Jn 14:2; Hch. 1:11.
2.3.2. EL SEÑOR JESUCRISTO
El nombre de El Señor Jesucristo es un nombre propio que expresa su soberanía, misión y exaltación. En el nuevo Testamento nunca se aplica al Padre o al Espíritu Santo para que nosotros en el nombre de Jesús doblemos nuestras rodillas y confesemos que Jesús es el Señor para la gloria de Dios Padre, hasta que venga el fin, cuando el Hijo se sujete al Padre y Dios sea en todos. Heb. 1:3; Mt. 28:18; Ef. 1:21.
2.3.3. EMANUEL
El Señor Jesucristo en cuanto a su naturaleza humana es el único y propiamente engendrado del Padre. Por lo tanto él es el Hijo del Hombre, quien por ser Dios, es Emmanuel: Dios con nosotros. Is. 7:14. Puesto que el nombre de Emmanuel comprende a Dios y al hombre en una sola persona, engendramiento en María. Mt. 1:23; 2 Jn. 3:8; Heb. 7:3; 1 Jn. 4:2-10; Ap. 1:13-17.
2.3.4. EL HONOR IGUAL PARA EL HIJO QUE PARA EL PADRE
Puesto que el Padre ha entregado todo el juicio al Hijo, no es solamente el deber expreso en los cielos y en la tierra doblar las rodillas ante El, sino también es un gozo indecible en el Espíritu Santo. Se atribuyen al Hijo todos los atributos de la deidad, para darle la honra y gloria contenidos en todos los nombres de la Divinidad (excepto en aquellos que expresan relación. Véanse los conceptos sobre la Santísima Trinidad en los párrafos del punto 2.1.).
2.4. DIOS ESPÍRITU SANTO
2.4.1. Creemos en el Espíritu Santo como una persona incorpórea, pero real por poseer todo aquello que constituye una personalidad, capaz de pensar, sentir y determinar. 1 Co. 2:10-13, 12:11; Ro. 8:26; Hch. 13:2-4, 7; Ef. 4:30.
2.4.2. Creemos que el Espíritu Santo es una persona distinta del Padre y del Hijo, ya que existe operaciones que lo distinguen de los mismos
Ejemplo: El Padre y el Hijo lo envían. Mt. 28:19; Jn. 14:16, 15:26; 2 Co.13:13.
2.4.3. Creemos que el Espíritu Santo es una persona divina, a quien las Escrituras le aplican atributos de Dios: Eternidad He. 9: 14, Omnisciencia Jn. 14: 26, 16: 12-13. Omnipotencia Lc. 1: 35, Omnipresencia Sal. 139: 7-10 y a quien se le confiere igualdad de majestad y rango: Mt. 28: 19; 1 Co. 12: 2-6; Mt. 12: 31; Hch. 5:3. 3.

3. EL HOMBRE, SU CAIDA Y SU REDENCIÓN
3.1. SU ORIGEN: El hombre es creación divina e inmediata de Dios. En estado de inocencia. Gn. 1:26; Sal. 100: 3; Hch. 17: 24-29.
3.2. SU CAIDA: El hombre voluntariamente pecó, perdiendo así su estado original. Gn. 3:6-13; Ro. 3:23; Ro. 1:21-32; Is. 53:6.
3.3. SU REDENCIÓN: Su única esperanza de redención está en Jesucristo el Hijo de Dios. Jn. 3:16; Hch. 4:12; Lc. 19:10.
3.3.1 LA SALVACIÓN ES POR LA GRACIA.
3.3.1.1. Es gratuita para todos por medio de la fe en Cristo: Efesios 2:5-8; Romanos 3:24,26; 5:1; Isaías 55:1
3.3.1.2. No depende de obras buenas que el hombre pueda hacer: Tito 3:5; Efesios 2:9-10; Gálatas 2:16
3.3.1.3. Y el único obstáculo para su salvación es la depravación inherente y rechazamiento voluntario de Cristo como el único Salvador: Juan 3:19; 5:40; Romanos 9:32; 1:28,29
3.3.1.4. Rechazamiento que le acarrea condenación agravada. Juan 3:18,36; Romanos 5:12; 6:23
3.3.2 LA REGENERACIÓN.
3.3.2.1. Es un nacimiento nuevo y es la obra del Espíritu Santo en el corazón del hombre; Juan 3:3,6; 1:12,13; Santiago 1:18
3.3.2.2. Consiste en dar una disposición sana a la mente; Romanos 2:28,29; Ezequiel 36:26; Deuteronomio 30:6; 1ª Corintios 2:12,14
3.3.2.3. Se efectúa por el poder del Espíritu Santo y en conexión con la verdad divina; aunque no esté al alcance de nuestra comprensión; Juan 3:8; 1:13; Santiago 1:18; Efesios 1:13
3.3.2.4. Consiguiéndose así que voluntariamente obedezcamos al evangelio; Efesios 5:10; Romanos 12:2; Efesios 5:17
3.3.2.5. Y que su propia evidencia se revele en los frutos de arrepentimiento, fe y novedad de vida: Efesios 5:9; Mateo 7:20; 1ª Juan 5:4
3.4. SU ESTADO FINAL: Vida eterna o condenación, dependiendo de su aceptación o rechazo de la oferta de gracia dada por Dios por medio de Cristo. Dn. 12:2; Mr. 16:16; Jn. 5:28-29.

4. LA SALVACIÓN DEL HOMBRE
Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
4.1. Es el Plan de Dios desde de la eternidad. 1 P. 1:18-20; Jn. 3:17; 1 Ti. 2:4.
4.2. Las condiciones que Dios establece para ser salvos: El arrepentimiento de los pecados y la fe en Cristo. Mr. 1:15; Ro. 10:9.
4.2.1. Creemos que el Arrepentimiento y la Fe: Son requisitos indispensables para la salvación: Lucas 13:3,5; Marcos 1:15; Efesios 2:8; Juan 3:16,18,36
4.2.2. Que el arrepentimiento es hacia Dios y la fe hacia Cristo Jesús y que están íntimamente relacionados; Hechos 20:20,21; Mateo 21:32; Hebreos 6:1
4.2.3. Que son la obra del Espíritu Santo en el corazón; Ezequiel 18:31,32; Juan 16:8,9; Efesios 4:21-24
4.2.4. Y que por medio de ellos el pecador convicto, sinceramente contrito, vuelve a Dios y reconoce a Cristo como su salvador personal, Mediador único y Rey. Isaías 55:7; Hechos 16:30,31; Romanos 10:9-11; Gálatas 2:16
4.3. La evidencia interna de la salvación es el testimonio directo del Espíritu Santo. Ro. 8:16. La evidencia externa es una vida transformada y verdaderamente santa. 2 Co. 5:17; 1 Pe. 1:16; Ef. 4:22-24; Tit. 2:12; Gá.5:16-25.

5. LA SANTIFICACIÓN
La santificación es un estado de gracia al cual entra el creyente al aceptar a Cristo. Su recepción es inmediata y su desarrollo progresivo.
5.1. Es la voluntad de Dios. 1 Pe. 1-15; 1 Ts. 4:3.
5.2. Es una necesidad y un deber del creyente. 1 Ts. 5:23; 1 Pe. 1:2.
5.3. Es un requisito para ver a Dios. He. 12:14; Sal 24: 3-5; I Pedro 1:16.
5.4. Que es obra progresiva; Proverbios 4:18; Filipenses 1:6; 2ª Pedro 3:18

7. LA IGLESIA
LA IGLESIA: es el cuerpo místico de Cristo, la habitación de Dios en Espíritu. Ef. 5:23, 2:19-22; 1 Co. 12:27.
8.1. SU ORIGEN: Cristo fundó la Iglesia durante su ministerio, bautizando a los primeros creyentes en el Espíritu Santo en el día de Pentecostés. Mt. 16:18; Hch. 2:1-4,41.
8.2. SUS COMPONENTES: Cada creyente en Cristo, nacido del Espíritu, cuyo nombre está escrito en el libro de la vida. Jn. 3:3; He. 12:23.
8.3. SU MINISTERIO: Es un sentido amplio, todo creyente es un ministro. 1 Pe. 2:9. Todos los que somos salvos hemos sido llamados para servir, testificar, interceder y contribuir. 1 Pe. 4:10. Un llamamiento divino y ministerio escrituralmente ordenados, han sido previstos por el Señor con diversos propósitos.
8.3.1. La adoración a Dios. Jn. 4:23-24.
8.3.2. La evangelización del mundo. Mt. 28:18-20; Mr. 16:15-18.
8.3.3. La edificación del cuerpo de Cristo. Mr. 16:15-20; Ef. 4:11-13; He. 12:23.
8.3.4. La obra social. Hch. 9:36; Gá. 6:5-10; Mt. 6:16; 25:35-40

8. MAYORDOMÍA FINANCIERA
9.1. Reconocemos como un deber y un privilegio de los cristianos, en uso de su libertad y como fieles mayordomos de Cristo, poder contribuir para el sostenimiento de la Obra del Señor con sus ofrendas y primicias, así como con el pago de los diezmos.
9.2. Los diezmos y ofrendas deben ir a un fondo común o alfolí, para de allí presupuestar poniendo en primer lugar el sostenimiento pastoral. Lv. 27:30; Mal 3:10; Mt. 23:23; Hch. 8:7; Neh. 10:38.

9. EL ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA
10. 1. Es la resurrección de los que han muerto en Cristo y su traslación, juntamente con aquellos que hayan quedado hasta la venida del Señor, es decir su iglesia fiel.
10. 2. Es temeridad fijar alguna fecha para la venida del Señor ya sea con base en visiones, profecías o análisis personales. Mt. 24:36; Hch. 1:6-7; 2 Ts. 2:1-4.
10. 3. Asi mismo creemos que la iglesia no pasará por La Gran Tribulación. 1 Ts. 4:16-17; 1 Co. 15:52; Ro. 8:23.

10. LA SEGUNDA VENIDA Y EL REINO MILENIAL DE CRISTO
Como promesa escritural y esperanza del mundo, el Milenio tendrá lugar en la tierra y será en las siguientes fases:
11.1. La revelación de Jesucristo en gloria con sus santos. Jud. 14; Jer. 30:7; Ap. 6:12-17; 1 Ts. 4:13.
11.2. La salvación de Israel. Sal. 72:1-8; Ro. 11:26; Is. 65:19-25.
11.3. El establecimiento del reinado de Cristo sobre todas las naciones; por mil años. Zac. 14:3-5; Ap. 19:15-16.

11. EL JUICIO FINAL
Habrá un juicio final en el cual los impíos muertos serán resucitados y juzgados según sus obras.
El diablo y sus ángeles, la bestia, el falso profeta y todo aquel que no sea hallado en el libro de la vida, serán consignados a la perdición eterna en el lago que arde con fuego y azufre, esto es la muerte segunda. Ap.20:10-15, 21:8; Mt. 25:46; Mr. 9:43-48.

12. CIELOS NUEVOS Y TIERRA NUEVA
"Nosotros según sus promesas esperamos cielos nuevos y tierras nuevas, en los cuales mora la justicia". 2 Pe. 3:13; Ap. 21:22.

13. LA LA CENA DEL SEÑOR
Creemos que es una ordenanza de nuestro Señor Jesucristo. Mt. 26:26-28.
14.1. Se utilizan como elementos, el pan sin levadura y el jugo de la vid, símbolos que expresen nuestra participación de la naturaleza Divina del Señor Jesucristo. Jn. 6:53-56.
14.2. Es un memorial del sufrimiento y muerte de Cristo. Lc. 22:19-20.
14.3. Es una profecía de su segunda venida. Por tanto, es un medio de comunión para todos los creyentes "hasta que él venga". 1 Jn. 1:7; 1 Co. 11:24-31.
14.4. Que los participantes deben ser creyentes bautizados que tengan la misma doctrina y que se celebra en la reunión de la iglesia y Hechos 2:41,42; 1ª Corintios 11:18,26; Hechos 20:6

14. EL BAUTISMO EN AGUA
Creemos en el Bautismo en Agua por INMERSIÓN en el NOMBRE DEL PADRE, Y DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO, como testimonio de una limpia conciencia , resultado de haber aceptado a Jesucristo como Salvador Personal. Mt. 28:19; Mr. 16:16; Hch. 2:38.
15.1. Efectuado en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, por que tal es el mandato; Mateo 28:19; Hechos 10:47,48; 2:38,39
15.2. Que es símbolo de la sepultura y resurrección de Cristo y de la fe del creyente; Rom 6:3-5; Colosenses 2:12; 2ª Corintios 5:17
15.3. Y que es un requisito para gozar de los privilegios de la iglesia. Hechos 2:41,42; 6:2-5; 15:22,23; Rom 6:4

15. DESAPROBACIÓN DE DOCTRINAS ERRÓNEAS
Se desaprueba todo credo herético, por la confusión y división que causa en el pueblo del Señor. Entre los cuales están los Testigos de Jehová; La Luz del Mundo, el Mormonismo, el Espiritismo, la Ciencia Cristiana y el Adventismo, así como todos los credos que se opongan a la sana doctrina. 2 Pe. 2:1; Gá. 5:20; Tit. 2:1, 3:10; 2 Jn. 2:10.

16. PRINCIPIOS BÍBLICOS BÁSICOS EN QUE CREEMOS
DEFINICION: Debemos entender por Principio Bíblico: Una verdad fundamental, clara y extensa que se encuentra en la Biblia, que además de darnos un visión global de la teología, nos da una base para concluir sobre asuntos específicos.
17. 1. EL PRINCIPIO CRISTOLOGICO
EL Señorío De Cristo.
Este es principio rector y fundamental de la Fe cristiana y teología(1 de Pedro 2:7), la piedra angular de toda la doctrina bíblica. En torno a este principio giran los demás.
Su dominio eterno universal se detalla ya en el Antigua Testamento. (Is. 9:6-7;Dan 7:14; Zac 9.10)
En los Evangelios fue evidente su autoridad sobre la naturaleza y sobre los espíritus, y su Señorío sobre los rituales religiosos. (Mat. 8:27; Mr.1:27; Lc. 6:5)
Su autoridad en la Iglesia es incuestionable en la teología neotestamentaria (Rm. 14.9; Col, 1:18; he. 1:4, 3:3 Ap. 1:11).
Cristo como Cabeza de la iglesia es una de las ideas mas claras en la literatura paulina (ef. 1:22,4:15, 5:23, Col. 1:18, 2:19).
Ahora bien algunas de las implicaciones prácticas de este principio son las siguientes:
17.1.21. EL DISCIPULADO.
El cristianismo es una experiencia personal de primera mano que consiste en conocer a una persona: JESUS, y dejarse trasformar por el (Juan 1:35-42)siguiéndole, imitándole y compartiéndole con otros cotidianamente (Lc. 9:23).
El cristianismo no es sólo acumulación de ciertas información en el nivel intelectual, sino la vivencia personal de Jesús en el creyente. Tampoco es sólo la experiencia emotivo-sentimental que pregonan los “espiritualistas”, sino un proceso integral de trasformación de un se humano a la imagen de Jesús (Ef. 4:13).
17.1.2. LA IGLESIA EL CUERPO DE CRISTO
Nuestra fe es una Fe Cristo céntrica y en consecuencia nuestra dinámica eclesiástica es Cristo céntrica, Cuando practicamos la democracia no nos preguntamos que es lo que la mayoría quieren sino que es lo que nuestro Rey Jesús quiere y nos unimos a El en mayoría.
Toda iglesia debe estar gobernada por Jesús. (Efs. 4:15).
17.1.3. LA ETICA CRISTIANA
El buen comportamiento de los creyentes cristianos debe ser el resultado del sometimiento de la voluntad a la Soberanía del Señor.
La cumbre de la ética cristiana que se expresa en LA REGLA DE ORO (Mt. 7:12) no nos desafía a dejar de hacer cosas malas, sino que nos desafía a HACER EL BIEN, y eso no se logra con disciplina o con una férrea disposición a seguir reglamentos, si con AMOR, mismo que sólo puede provenir de una relación intensa con aquel que es el amor en persona: Jesús.
17.1.4. LA ECONOMIA CRISTIANA
El cristiano sabe que no es dueño de nada, puesto que todo lo que es, sabe y tiene le pertenecen al Soberano Señor y debe usarlo para El (1 Pedro 4:10). es una administrador en al tierra.
17.1.5. LA ECOLOGIA CRISTIANA
El cristiano entiende su relación con la creación en tanto que reconoce a Jesús, su Rey, como Creador de todo cuanto existe (Salmo 24:1).
17. 2 .EL PRINCIPIO BIBLICO: La autoridad del nuevo testamento.
Reconocemos la autoridad de las escrituras que son la voz de Jesús y esto está directamente relacionado con el principio del Señorío de Cristo.
Entendemos que Dios se reveló a los hombres en forma progresiva, es decir, se dio a conocer; dio a conocer su carácter, su naturaleza, sus planes y propósitos ala humanidad en forma dosificada, paulatina, culminando dicha revelación en “La Encarnación”, Se hizo hombre para que le conociéramos; el registro de todo este proceso de Dios revelándosenos se encuentra, para bendición de nosotros, escrito en la Biblia.
Razón por la cual entendemos que: el Nuevo Testamento se interpreta históricamente a la luz del Antiguo Testamento, pero el Antiguo Testamento se interpreta teológicamente a la luz del Nuevo. La revelación contenida en El Nuevo Testamento es superior y esa es la razón por la que nuestra fe y nuestro parámetro para vivir la vida cristiana se encuentra fundamentado mayormente en el Nuevo Testamento. (II Timoteo 3:16; Hebreos 1:1-3, 4:12; I Pedro 1:19-21).
Ahora bien, alguna de las implicaciones practicas de este principio son las siguientes
17.2.1. EL IDEAL DE UNA IGLESIA.
El ideal de una Iglesia es ser neotestamentaria. Las tradiciones y costumbres, antiguas o nuevas, son de importancia secundaria. La cultura nacional o los elementos regionales del lugar donde una iglesia se encuentra no son superiores a las enseñanzas del Nuevo Testamento.
Reflexionar sobre estrategias, estilos, herramientas y costumbres con el fin de ajustarse cada día más al Nuevo testamento es una demanda que para la Iglesia debe ser sistemática.
17.2.2. LA PREDICACION BIBLICA.
Este principio nos urge a compartir la Biblia en todos los niveles. A los predicadores este principio les demanda la predicación expositiva (una predicación que emana de un estudio serio y profundo de la Biblia). Las predicaciones moralistas, filosófica, psicológica y científica que rodean el extraordinario mensaje de las escritura están fuera de las expectativas que este principio nos presenta
17.2.3. CAPACITACION HERMENEUTICA.
Este principio demanda que la enseñanza de las herramientas para el estudio y aplicación efectiva de la escritura sea llevada hasta los miembros generales de la iglesia de modo que las convicciones de los creyentes no sólo sean la aceptación sumisa de las convicciones de un líder, sino que lleguen a ser convicciones que emanen de estudio personal.
17. 3. EL PRINCIPIO ECLESIASTICO: Una membresía Regenerada
CREMOS QUE LA IGLESIA ES: La asamblea (congregación) de creyentes en Cristo, regenerados (que han nacido de nuevo) y que han manifestado su conversión mediante el símbolo del Bautismo que enseña el Nuevo Testamento y que se unen en una interrelación dinámica de amor y trabajo para buscar el adelanto del Reino de Cristo en el cumplimiento de “La Gran Comisión”. Es decir que no se puede ser miembro de la iglesia por herencia, y no hay que ser miembro para ser salvo, si no que hay que ser salvo para ser miembro (Efesios 4, Mateo 16:16-18, Hech. 2)
Creemos que la Iglesia es un organismo viviente: EL CUERPO DE CRISTO (1 Cor 12:12-27)
Ahora bien, algunas de las implicaciones prácticas de este principio son las siguientes:
17.3.1. EL BAUTISMO SOLO PARA CREYENTES
Creemos que sólo deben ser bautizados aquellos que han tenido un encuentro personal con Jesucristo, que por ello han nacido de nuevo y, que deciden comprometerse con los demás creyentes para constituir el cuerpo de Cristo (Hch 2:37-38, Jn.3:30). Por lo tanto, no practicamos el bautismo infantil ni creemos que la salvación sea hereditaria. Cada persona debe tener un encuentro personal con Jesucristo.
17.3.2. IGLESIA LOCAL - IGLESIA UNIVERSAL.
Creemos en la existencia de “La Iglesia Universal” como la totalidad de los creyentes en Cristo que ejercen su fe en las diferentes religiones o denominaciones en todo el mundo, en todas las épocas, y de diferentes formas, porque creemos que la salvación está en “un encuentro personal con Jesús” y no en formar parte de un grupo religioso pero sabemos que esta iglesia no tiene forma visible ni estructura física. Esta Iglesia existe sólo en forma ideal y en el final de los tiempo se expresará claramente bajo el Señorío de Cristo (Mt, 16:18, Apc. 19:7).
Por lo tanto, creemos que “La Iglesia local” es la expresión concreta del plan que Nuestro Señor Jesucristo tuvo al establecer su reino en la tierra, un reino que se extiende a través del surgimiento de Iglesias Locales, o congregaciones que en determinada localidad esparcen el mensaje salvador del evangelio (Hech.2:43, 16:15).
17.3.3. EL PACTO DE LOS CREYENTES BAUTIZADOS
Creemos que la membresía es algo muy serio. Pertenecer a una iglesia es pertenecer a una iglesia local, no se puede ser miembro de todas las iglesias a la vez. Se es miembro de la iglesia universal, pero como ya dijimos antes, ésta es “ideal” y no tiene expresión organizacional, como si la tiene una iglesia local. Pretender ser miembro de todas las iglesias locales es no ser miembro de ninguna. Es por ello que cuando un creyente se una a una iglesia por medio del bautismo o de acuerdo a alguna otra forma común entre nosotros, se une adquiriendo no sólo los privilegios naturales de la membresía , sino adquiriendo también las responsabilidades que todos los miembros tienen. EL CRISTIANISMO NOMINAL (cristianismo de nombre que viven personas que siendo religiosos no viven el cristianismo autentico por diversas razones) es un mal que las iglesias bautistas combaten con las armas espirituales de la predicación bíblica y el discipulado neotestamentario que nos enseñó Jesús (Juan 1:35-51).
17. 4. EL PRINCIPIO ESPIRITUAL: La libertad Religiosa
Este es el principio de LA LIBERTAD DE CONCIENCIA. Creemos que todos ser humano es competente para relacionarse libre, voluntaria y personalmente con Dios sin necesidad de intermediarios, por lo tanto, todo individuo es responsable de persuasión de fe que desea tener y no debe tener ningún tipo de restricción social, política económica o religiosa para ejercer dicha responsabilidad en forma autónoma. Del mismo modo, toda iglesia o grupo religioso debe tener la libertad de responder propagar su fe, siempre y cuando respete en la misma forma a los individuos de responder o no su predicación.
La predicación profética siempre apelaba a la voluntad humana. Nunca Dios impone a los hombre una verdad, les habla las consecuencias de una respuesta afirmativa o negativa, siempre una invitación caballerosa para que el ser humano responda de acuerdo a su libre albedrío. (Isaías 55:1-7).
Las enseñanzas de Jesús siempre fueron retos a la voluntad humana y nunca tuvieron una obligación intransigente, porque el ser humano no es una máquina que se pueda programar, sino un individuo con CONCIENCIA MORAL, CONCIENCIA DE SI MISMO Y CONCIENCIA DE DIOS que puede responder libre y voluntariamente a los desafíos de fe que se le presentan. (Mateo 4:19, 8:22, 11:28-30).
Todas las demandas que de Dios se nos expresan en el Nuevo Testamento son demandas que deben ser consideradas por la voluntad del ser humano. Es decir, son demandas que se pueden obedecer o desobedecer, respetando de esta manera la libertad de conciencia de todo hombre o mujer. (Gálatas 6:10, Efesios 4:1).
Ahora bien, algunas de las implicaciones prácticas de este principio son las siguientes:
17.4.1. CREER Y DEJAR CREER
No podemos faltar al respeto a las creencias de otras gentes, debemos respetar para ser respetados. En Hechos 17:16-34 vemos a Pablo tomando sabiamente como base las creencias religiosas y filosóficas griegas para comunicar el mensaje del evangelio, pero en ningún momento lo vemos criticando sus creencias, sus muchos dioses o sus profetas.
Los cristianos no somos anticatólicos, ni antitestigos de Jehová, ni antepestecostales. En realidad no somos anti-nada, somos PRO LA VERDAD DE CRISTO. Estamos a favor del evangelio, ese es nuestro propósito y no es nuestra tarea andar criticando otras verdades.
17.4.2. EL DERECHO CONSTITUCIONAL DE LIBERTAD DE CREDO
Si la constitución de nuestro país Colombia, tiene la libertad de credo como una de las leyes, estamos contentos con ello y debemos defender la perpetuidad de este derecho. Podemos estar en desacuerdo con las creencias de alguna persona, pero debemos defender su derecho de creerlas.
17. 5. PRINCIPIO POLÍTICO: La separación entre la Iglesia y el Estado.
Basados en la Biblia, reconocemos la existencia del Estado (Mateo 17:24-27; Juan 19:11; Romanos 13:1-7), y los propósitos que Dios tiene también para éste: orden, justicia y bienestar social.
También creemos que la orden de Dios es que obedezcamos y que oremos por los gobernantes (Mateo 22:21; Tito 3:1; 1ª Pedro 2:13-17).
Además creemos que debe haber una autonomía e independencia de acción indispensable entre el Estado y la Iglesia, ya que cada entidad Iglesia – Estado es útil en su lugar (Efesios 1:21-22; 1 Timoteo 2:1-5).
Ahora bien, algunas de las implicaciones prácticas de este principio son las siguientes:
17.5.1. SER CIUDADANOS EJEMPLARES
Creemos que los cristianos deben ser ciudadanos ejemplares, cumpliendo las disposiciones de justicia, de trabajo, de orden y de interacción social en busca del bien de la sociedad a la que pertenecemos.
17.5.2. LEALTAD AL REINO DE CRISTO
Sin embargo, la lealtad al Estado tiene un límite, y como cristianos estamos dispuestos a mantenernos fieles a los decretos divinos expresados en su palabra aún cuando ésto signifique desobedecer a las disposiciones del Estado (Hechos 4:19; Daniel 6).
17. 6. EL PRINCIPIO EVANGELÍSTICO: El Evangelismo Personal y la Obra Misionera
Este principio puede definirse en los siguientes conceptos:
- Cada cristiano es un misionero.
- Cada miembro de nuestra iglesia es un evangelista.
- Cada iglesia es una iglesia misionera, una iglesia que se reproduce en nuevas iglesias.
La obra misionera y el evangelismo que expresa La Gran Comisión (Mateo 28:18-20) es la pasión de los bautistas. Creemos en un Dios misionero y somos un pueblo misionero.
Ahora bien, algunas de las implicaciones prácticas de este principio son las siguientes:
17.6.1. ESTILO DE VIDA
Creemos que el evangelismo es un estilo de vida y no solo una estrategia específica de un tiempo determinado (Juan 7:38). Nuestra vida es un evangelio que se comunica a los que nos rodean. Cumplimos la Gran Comisión en nuestro transcurrir diario por la vida, compartiendo en forma natural el mensaje sobrenatural de nuestro Señor Jesucristo en nuestros círculos de influencia: familiares, vecinos, amigos, compañeros de trabajo y escuela.

17. OBEDIENCIA A LOS MANDAMIENTOS BIBLICOS
Los mandamientos son la base fundamental para una convivencia humana continua y agradable. Éxodo (20: 2-17) y Deuteronomio (5: 6-21),
1. Amarás a Dios sobre todas las cosas.
2. No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen
3. Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.
4.Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.
5. No matarás.
6. No cometerás adulterio.
7. No robarás.
8.No dirás falso testimonio ni mentirás.
9. No consentirás pensamientos ni deseos impuros.
10. No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.
Todos éstos se resumen en uno solo: Amarás a Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo.

18. RESUMEN EN EL CREDO APÓSTOLICO
El texto es el siguiente:
Creo en un solo Dios, (Deuteronomio 6:4; Mc 12:29) , Padre Todopoderoso, (Lucas 18,27)
Creador del cielo y de la tierra, (Génesis 1:1)
de todo lo visible e invisible.
Creo en un Solo Señor Jesucristo,(Hebreos 1:3),(Hechos 2:36).
Hijo único de Dios, (Lc 22:70)(Juan 3:,16)
nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios, Luz de Luz,
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fue hecho.
Que por nosotros los hombres y por nuestra salvación, bajó del cielo,
y por obra del Espíritu Santo (Lucas 1:35)
se encarnó de María la Virgen, y se hizo hombre;(Mateo 1:22-23)
y por nuestra causa fue crucificado (Juan 19:,17-19).
en tiempos de Poncio Pilato,(Juan 19:,1-2)
padeció y fue sepultado,(Lucas 23:53)
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,(1Corintios 15: 3-4).
y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre;(Marcos 16,19)
y de nuevo vendrá con gloria
para juzgar vivos y muertos, y su reino no tendrá fin.(Hechos 10,42)
Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida,(Hechos 2:1-4)(Romanos 5:5)
que procede del Padre y del Hijo
que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.
Creo en la Iglesia, que es una, santa (Ef 1,1), (Ef 5:,25-27), (1 Pe 2:9), (Hch 9:13 ; 1 Co 6:1; 16:1), católica (universal, Mateo 16:18), (Ef 1:22-23), (Mt 28:19)y apostólica.(Jn 17:21; Jn 10:14; Ef 4:,4-5)
Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados.(Juan 20:,23)
Espero la resurrección de los muertos (Romanos 8:,11)
y la vida del mundo futuro. (Apocalipsis 22:5)
Amén. (Apocalipsis 22:20)
Porque la iglesia de Dios, según el Apóstol Pablo es: “columna y baluarte de la verdad” (1ª Timoteo 3:15)

veritocool
Admin
Admin

Mensajes : 8
Puntos : 20
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 01/03/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.